jueves, 6 de julio de 2017

La revolución urbana y las sociedades hidráulicas

Imagen: Sumeria.
Fuente: Leick, Gwendolyn (2002)
Escuchar el audio (recomendado):



El sedentarismo no es una característica novedosa de la revolución neolítica. Previamente, hubo aldeas estables allí donde los recursos silvestres, costeros o fluviales lo permitieron; pero estos recursos naturales solían ser limitados y no permitían que estas aldeas crecieran más allá del tamaño de un puñado de individuos a los que podía alimentar el hábitat.

Para que podamos considerar el surgimiento del nuevo concepto de ciudad fueron necesarios varios factores. El más importante y probablemente primero, fue el incremento de la eficiencia energética de la agricultura mediante la invención del regadío en las tierras fértiles, que permitió constituir aldeas cada vez más numerosas y dio lugar a la aparición del “excedente”, con lo que surgió la posibilidad de la especialización del trabajo, lo cual fomentó la  aparición paulatina de nuevos inventos cruciales, como la cerámica, la rueda, la siderurgia, la vela, el remo, la doma del caballo, el carro, la escritura o la arquitectura.

La revolución urbana apareció en Mesopotamia alrededor del año 3000 adE, cuando surgen sociedades complejas que están dotadas de una organización política y religiosa y se produce una transformación ideológica, urbanística y económica que da lugar a profesiones especializadas, como reyes, sacerdotes, escribas, juristas, médicos, artistas, soldados, comerciantes y artesanos.

Karl Wittfogel acuñó el término de “civilizaciones hidráulicas” para sociedades en las que la necesidad del control del agua demandaba acciones de tipo colectivo, que estimularon en ellas la aparición de una organización burocrática.

Con la aparición masiva de oficios no productivos, se hizo necesario el recurso del intercambio dentro de la comunidad, lo que dio lugar a la invención del dinero, que al principio consistió en asignar valores estandarizados para cada uno de los productos más usuales. Posteriormente, la necesidad de contabilizar estos intercambios, originó la aparición de la escritura, hecha al principio con caracteres cuneiformes sobre tablas de arcilla. Paradójicamente, la solidez del soporte utilizado para registrar estos primeros textos, hace que el número de documentos escritos de este tipo que aún se conservan sea mucho más numeroso que los hechos en épocas posteriores, sobre materiales orgánicos que se descomponen con facilidad, como papiros, pergaminos o papel.

La línea que separa la prehistoria de la historia es la existencia de documentos escritos. La escritura no sólo enriquece a la sociedad que la utiliza, sino que también lega información para entender lo que entonces sucedió.

Hasta ahora, en los grupos pequeños, la convivencia se había regido por relaciones de parentesco, pero eso ya no era suficiente, así que hubo que crear normas a partir de una organización política o religiosa que las imponía por la coacción y se apropiaba, vía impuestos, del excedente producido por los campesinos.

Con las leyes y la coacción ejercida por algunos pocos llegó la estratificación social, gobernada por políticos sacerdotes y militares que regían la vida del colectivo y decidían la construcción de las obras públicas: murallas, edificios públicos, templos o palacios, dedicados a proteger la ciudad, las mismas clases gobernantes o los dioses. No hay que olvidar un principio económico que dice que el impuesto es siempre ejercido por coacción.

Respecto a las murallas protectoras, su coste de construcción y defensa era proporcional al perímetro de la ciudad, lo cual aconsejaba constreñir al máximo el área protegida y, por tanto, hacinar en lo posible a las personas y animales que habitaban en su interior, facilitando con esto la transmisión de enfermedades de los animales a los humanos, que una vez más redundaba en peores condiciones de salubridad de nuestros nuevos urbanitas frente a los antiguos cazadores-recolectores.

En una segunda derivada, conforme la especialización se iba haciendo más compleja y a mayor escala, se necesitaron materiales o productos que no estaban disponibles en el entorno cercano (el ejemplo más claro es el estaño o el cobre, necesarios para el bronce). Por tanto, la división del trabajo hizo posible el aumento del comercio exterior, entre diferentes economías urbanas, tanto en número de productos como en su volumen.

Las primeras manifestaciones de la revolución urbana tuvieron lugar en el Creciente Fértil durante el tercer milenio adE, cuando se produjo una estructuración económica que dio origen a que unos grupos sociales se arrogaran la propiedad privada de la tierra y del agua y mediante la coacción extrajeran sus frutos de los campesinos para redistribuirlos entre las clases privilegiadas de las ciudades y el resto de las profesiones especialistas. Gracias a esto surgió la industria especializada, como la alfarería o posteriormente la metalurgia o las nuevas obras públicas.

La agricultura de regadío, además de la cultura mesopotámica, entre los ríos Tigris y Éufrates, se desarrolló en los valles del Nilo en Egipto, el Indo en India y el Amarillo en China. La explotación se realizaba en pequeñas parcelas de terreno, con azada o arado tirado por ganado vacuno, regido por castas dirigentes (al principio, sacerdotes) que proyectaban las obras públicas y controlaban el aprovechamiento del agua.

Estas sociedades hidráulicas son la primera forma de Estado y fuente de sus conflictos. En ellas, la apropiación de las tierras regables y el agua eran importantes, pero también la mano de obra necesaria, lo cual dio lugar a una “necesaria” estratificación social que la hiciera sostenible. Las nuevas propiedades privadas (señoriales) necesitaron de una mano de obra condicionada y no especializada (siervos) que trabajasen la tierra. En sociedades tan numerosas, los lazos de sangre ya no eran suficientes para mantener la cohesión del colectivo y se hicieron necesarias normas que crearan e impusiesen usos para el sometimiento de otros; los lazos familiares se vieron sustituidos por los lazos políticos. Así, aparecieron formas de propiedad privada y herencia que no hubieran tenido sentido en las sociedades de cazadores-recolectores.

En las clases más bajas, necesarias para mantener la nueva forma económica, primero fueron los siervos, que viviendo próximos a las ciudades estaban, sobre todo, ligados a la tierra y a la producción agrícola. En menor medida estuvieron los esclavos, con trabajos más especializados y más ligados a la cercanía física de las clases dirigentes. Unos y otros eran imprescindibles para el sostenimiento del statu quo y cuando necesitabas mano de obra (si eras el que mandaba) te ibas al pueblo de al lado, lo vencías y sometías a su gente, trayéndola a tus tierras y haciendo que las trabajaran en condiciones de mera subsistencia. Si te tocaba ser siervo, o esclavo, lo más seguro es que echaras de menos la vida que llevaban tus antepasados cuando eran cazadores-recolectores.

Fuentes de la bibliografía: [1], [2], [3], [8], [12], [21].


Escuchar el audio:







No hay comentarios:

Publicar un comentario