lunes, 10 de julio de 2017

La trampa malthusiana, una verdad que aún persiste

Imagen: Thomas Robert Maltus
Fuente: Biografias y vidas
Escuchar el audio (recomendado):



Para entender a Malthus hay que ponerse en su tiempo y su lugar, porque en el fondo, el hombre tenía razón cuando analizaba lo que veía, aunque se le escapaban hechos significativos que ya en su tiempo estaban dándose y que él no supo ver y ni siquiera intuir.

Thomas Malthus (1766-1834) era clérigo anglicano. En 1798, cuando ya había comenzado la Revolución Industrial muy cerca de él, escribió su Ensayo sobre el principio de la población, donde ponía en evidencia el problema que creaba un supuesto que él postulaba: la ley de los rendimientos decrecientes. Veamos lo que esta ley dice.

Lo que Thomas Malthus señaló en el siglo XVIII fue que el límite físico de la producción (hasta entonces exclusivamente agraria) venía dado por la cantidad de tierra disponible y que sólo podía aumentarse la producción de dos formas.

La primera de las formas era extensiva, aumentando los factores de mano de obra (trabajo), más tierra cultivada (tierra), o herramientas (capital).

La segunda, intensiva, mediante una mejor organización del trabajo o los cultivos (por ejemplo, rotación de especies cultivadas).

En cualquier caso, según Malthus, el crecimiento sería lineal con el aporte de factores y, además, la productividad tendría un límite, así que, conforme fuéramos aproximándonos a dicho límite, necesitaríamos aportar cada vez más factores para conseguir un mismo aumento de productividad.

Massimo Livi-Bacci, en 1990, ilustraba lo anterior con un ejemplo: Supongamos una población que vive de la agricultura en un valle profundo y cuya población va creciendo paulatinamente. Al principio se cultivarían los mejores terrenos del valle, cerca del río, fáciles de regar y muy productivos. Conforme aumenta la población se irán poniendo más tierras en cultivo, cada vez más alejadas del río, menos fértiles, erosionables y más difíciles de trabajar, hasta que la tierra cultivable se agotara. A partir de este momento, el crecimiento continuado de la población haría que hubiera cada vez más brazos para trabajar la tierra, lo cual hará que la producción siga creciendo, pero cada vez más lentamente, hasta que sucediera que no se produjera más por un nuevo par de brazos que se aportaran, porque habríamos llegado a la zona de roca.

La suposición de Malthus, la llamada trampa malthusiana no olvidemos nunca su condición de clérigo y la inexistencia de métodos anticonceptivos en aquella época era que «la pasión entre los sexos» llevaría a la población a crecer en proporción geométrica (1, 2, 4, 8, …) mientras que los alimentos lo harían en proporción aritmética (1 , 2, 3, 4, …). Por tanto, ante la probable ausencia de «frenos morales», como el celibato o el retraso de la edad de matrimonio (que consideraba poco factibles debido a la naturaleza humana) según la ley de los rendimientos decrecientes, la mayoría de la población estaría condenada a niveles de mera subsistencia y a los «reveses positivos» que suponen el hambre, la guerra y la peste.

Vista la trampa maltusiana desde el prisma de una sociedad industrializada, podría parecer que Malthus se equivocó y no fue capaz de ver las innovaciones energéticas provenientes de la explotación de combustibles fósiles que ya se estaban produciendo en su época, en plena revolución industrial, y posteriormente las evoluciones tecnológicas e institucionales que vinieron y aún continúan en nuestros días. Sin embargo, su observación era razonable porque la trampa maltusiana fue el modo en el que la humanidad vivió en las sociedades de base agraria, desde el neolítico hasta la primera revolución industrial y aún sigue siendo una realidad en la que están sumidas las naciones más pobres.

Hablando en términos de renta per cápita, desde la antigüedad hasta 1800, los sucesivos crecimientos de productividad derivados de mejoras técnicas u organizativas quedaron antes o después absorbidos por el crecimiento de la población, con un comportamiento de dientes de sierra sucesivos (con caídas en la población por epidemias, guerras o hambrunas) que no se rompió hasta que comenzó la era de los combustibles fósiles.

Fuentes de la bibliografía: [1], [2], [3].

Escuchar el audio:



No hay comentarios:

Publicar un comentario